Arquitectura

La bodega de Arínzano fue diseñada por el arquitecto Rafael Moneo, ganador del prestigioso premio Pritzker y cuyas obras incluyen la ampliación del Museo del Prado, la Catedral de Los Ángeles, y el Museo de Arte Moderno de Estocolmo.

Ver más

La bodega es una unidad que envuelve los tres edificios con que cuenta la Finca; la Torre Cabo de Armerías del Siglo XVI, la Casona del Siglo XVIII, convertida en un espacio habitable y la Iglesia de corte neoclásica, construida a principios del siglo XIX, y dedicada a San Martín de Tours.

La bodega plasma la filosofía de la propiedad, está integrada en el paisaje como un nuevo elemento natural y construida con materiales respetuosos con el medio ambiente. El interior combina la tecnología más moderna con un tratamiento artesanal. Las uvas siguen un flujo orgánico a lo largo de la bodega que garantiza un tratamiento delicado y un control preciso a través de todo el proceso de elaboración del vino.